Home / ANALISIS / Con China socialista siempre

Con China socialista siempre

Por Juan TH

Desde hace más de 40 años, un grupo de dominicanos, principalmente de la izquierda de esos años, entre los que me encontraba, por razones más ideológicas que económicas, reclamábamos de relaciones diplomáticas con la China de Mao Tse Tung que luchaba -en condiciones desventajosas- contra las potencias de occidentes, principalmente Estados Unidos, que apoyaban con inversiones multimillonarias y armamentos de toda clase, “la China de  Chiang Kai-Shek” que instauró una dictadura desde 1949 –cuando triunfó la revolución socialista- hasta 1957 cuando le sucedió su hijo Chiang Ching-Kuo, con el único propósito de impedir el “avance comunista”.

El 15 de mayo de 1965, luego de la intervención militar de Estados Unidos a nuestro país, “el camarada Mao” envió una carta al pueblo dominicano que recorrió el mundo, que nunca ha podido olvidar por tratarse de un gesto de solidaridad inesperado debido a la distancia y la grandeza del  “líder proletario” que sacaba su país del subdesarrollo más oscuro con una pobreza inimaginable.

El pueblo patriótico dominicano está ahora desarrollando una heroica lucha contra el agresor norteamericano y sus lacayos.
El pueblo chino apoya firmemente al pueblo dominicano en su lucha armada patriótica contra el imperialismo norteamericano. Estoy convencido que la República Dominicana, con el apoyo de los pueblos del mundo, obtendrá con seguridad la victoria final en su lucha patriótica contra el imperialismo norteamericano en tanto se apoye en las amplias masas del pueblo, una a todas las fuerzas patrióticas y mantenga una lucha prolongada”, decía en dos de sus párrafos la comunicación del presidente Mao.

Los vínculos con los chinos con los dominicanos son muy lejanos, se extienden hasta la Guerra de la Restauración. Los famosos “chinos de Bonao” no llegaron ayer al país. Se fueron asentando en la “villa de las hortensias” comenzando la tiranía de Trujillo, huyéndole a la situación política y económica de su enorme nación. (El doctor Yin T. Hesieh, científico chino, es considerado con justeza “padre del arroz dominicano”)

¿Qué de raro o extraño tiene que el gobierno del presidente Danilo Medina, que en sus años de estudiante universitario era miembro o simpatizando del Partido Comunista de la República Dominicana (PACOREDO) haya decidido establecer relaciones diplomáticas con el país más poblado del mundo (mil 370 millones de habitantes y la primera o segunda economía de un mundo globalizado) si obtendremos a cambios beneficios que pueden contribuir con nuestro desarrollo?

Además, las relaciones con China no implican, en modo alguno, romper con Estados Unidos que es el primer socio comercial de la República Dominicana, y no hay razones, de momento, para que no continúe siendo así.

En el año 1978 el presidente Jimmy Carter anunció el establecimiento de relaciones con China Popular y el rompimiento con su amado y protegido Taiwán en un hecho que sorprendió al mundo. ¿Por qué Estados Unidos puede romper con Taiwán, donde invirtió tanto dinero y armamentos de guerra, llegando a intervenir militarmente –dizque para protegerla del comunismo- y República Dominicana, que no es amenaza de nadie no puede hacerlo?

Nadie le dice a Estados Unidos con quien romper relaciones ni con quien establecerlas. Ese mismo derecho, según Las Naciones Unidas, la tienen todos los países del mundo, incluyendo, por supuesto, República Dominicana que en los papeles es libre y soberano.

Por otra parte, EEUU mantiene relaciones armónicas con países con los cuales ha estado enfrentado, incluso militarmente, como Vietnam y Japón donde lanzó las únicas bombas nucleares que se han usado para asesinar masivamente a más de 200 mil personas.

El mundo ha cambiado; la globalización, resultado del avance exponencial de las comunicaciones, la ciencia, la tecnología, y los mercados, obliga a un cambio de visión, a una estrategia que vaya más allá de las amenazas y de las guerras unilaterales como en el Medio Oriente.

El gobierno de Danilo Medina actuó correctamente estableciendo relaciones con China Popular y lamentablemente rompiendo con Taiwán como en su momento lo hizo EEUU. Solo cinco países en el mundo mantienen sus vínculos con Taiwán.

¡El mercado más grande del mundo no puede ser ignorado por prejuicios o presiones políticas!

 

Acerca de Juan Taveras Hernández

También ver

El tocón de Agustín

Por Clemente Terrero Un tocón, como se conoce en el lenguaje campesino, es el tronco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: