Home / ANALISIS / Transporte y tránsito en RD: La solución a la vista (1 de 3)

Transporte y tránsito en RD: La solución a la vista (1 de 3)

Por: Paulino Antonio Reynoso (Toño)

En estas tres entregas, voy a intentar describir el grave problema del transporte y el tránsito terrestre en la República Dominicana y su posible solución.

Hace unos meses que estuve en República Dominicana y en tres días que pasé en la ciudad capital, perdí diez horas sólo en entaponamientos. Eso es un caos.

El pueblo dominicano debe convencerse de que es absolutamente imposible que un gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) pueda resolver el angustiante problema del transporte y el tránsito en la República Dominicana. Las razones son muchas y variadas, pero sólo me circunscribo a mencionar una: La cúpula de ese partido está profundamente contaminada y perdió la autoridad para todo. La única salida es un cambio urgente y profundo.

Fui director de transporte público de República Dominicana por cuatro años, del 2000 al 2004. Descubrimos y enfrentamos serias irregularidades en el gobierno de Leonel Fernández. Cuando éste regresó al gobierno me persiguió y logró que me condenaran a una pena simbólica de dos meses de prisión, pues en el proceso no encontraron una sola prueba de los supuestos actos de corrupción en los que intentaron involucrarme, esto lo hizo Leonel en venganza porque descubrí y perseguí el famoso robo de los “pollitos amarillos”. Como quiera me condenaron, pero no importa. Quien supuestamente recibe más de 200 millones de un narcotraficante como  Quirino da para eso y mucho más.

Aún no teniendo experiencia alguna en el área del transporte, en el momento en el que el presidente Hipólito Mejía me confió esa responsabilidad, al año de gestión éramos la institución mejor valorada del sector.

Desde el inicio me valí de un equipo multidiciplinario y muy responsable, y los resultados fueron extraordinarios.

Pero además, inmediatamente entré al área, junto con mi equipo de trabajo, concertamos varias alianzas con instituciones del mismo sector y con otros que tenían directa o indirectamente incidencia en transporte o en tránsito.

Cuando escucho las quejas y los gritos sobre los problemas del sector en los diversos medios de comunicación, en las redes sociales y en mi contacto directo cuando viajo a mi país, de verdad que me da pena y vergüenza. Vergüenza, porque estuve en la dirección de una institución que pudo resolver el 90% de los problemas del sector, y pena, porque la gente no se da cuenta que el 100% de los problemas del sector se deben a que las autoridades son indolentes, incompetentes, descarnadamente perversas, corruptas y mentirosas.

¿Qué se puede esperar de un país, donde un carajo cualquiera, por ser familia de un funcionario, golpea a un policía de tránsito; en donde cualquier conductor dobla en U donde les dé las ganas; donde los semáforos en rojo son iguales que en verde; donde las patanas andan sin luces; las autovías están sin iluminación; el pueblo no recibe educación vial; donde nadie quiere cumplir la ley y ésta solo se le aplica a los “pendejos”; donde más de un millón y medio de ciudadanos recibe ron gratis, incluso de las mismas autoridades; donde hay “drive thrus” para vender bebidas alcohólicas y son autorizados y permitidos por las autoridades de manera irresponsable? En fin, ¿cómo se puede resolver el problema de transporte y de tránsito en un país donde la mayoría de los líderes del sector no tiene la menor idea de la gran responsabilidad que tienen en sus manos?

¿Qué esperar de un gobierno que amenaza a los choferes con sanciones drásticas si aumentan los pasajes, éstos los aumentan y nada pasa? Un país cuyo territorio está invadido de motocicletas sin ningún control de sus conductores, ¿qué caray va a resolver sus problemas de tránsito? ¿Qué esperar de un tránsito donde en cada intercepción hay hasta 100 y 200 vendedores, limpiavidrios y demás yerbas? ¿Que de esperar de un gobierno que se inventa un metro y un teleférico con el único objetivo de sacar una millonada por concepto de comisiones? ¿Qué podemos esperar de un gobierno que maneja deliberadamente y con la perversidad más deslumbrante los precios de los combustibles?

Seguimos en la segunda entrega.

El autor es escritor y ex-candidato presidencial.

Acerca de Paulino Antonio Reynoso

También ver

Una decisión irresponsable

Por Pablo Bustinduy Tras un ultimátum inédito en el derecho internacional, el Gobierno ha reconocido oficialmente a Juan …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *