Home / ANALISIS / Un Congreso del PRM ¿por qué y para qué?

Un Congreso del PRM ¿por qué y para qué?

Por: Fausto Herrera Catalino

La maestra Yvelisse Prats de Pérez, en su artículo de esta semana “Foristas, a la carga”, reclamó, formalmente: “un Primer Congreso perremeísta que defina posiciones doctrinarias. ¡El Congreso, en fin, que habría querido Peña Gómez!

Un congreso que reitere nuestra ideología, el Socialismo Democrático. Congreso que comprometa al Partido con unos ‘por qué’ y ‘para qué’ buscamos el poder, que no puede seguir siendo alpiste en las jaulas de las individualidades.

Un Congreso que fije posiciones de soberanía nacional, sin caer en perniciosos patrioterismos…”

La dirigencia del Partido Revolucionario Moderno, no debe ignorar esas premisas de la maestra de generaciones, doctrinaria e ideóloga partidaria.

En la pasada XVIII Convención Ordinaria, los principales líderes perremeísta se comprometieron, reiteradamente, que después de la misma iría el congreso que debió ser primero; éste se convocaría como establece el Estatutos en la Sección II, Artículo 18, características del Congreso partidario.

Dicho Congreso no puede ser sustituido por Conferencias, Seminarios ni Talleres, tampoco por jornadas educativas que son tareas ordinarias para la formación de la militancia. En cambio, el Congreso tiene mandato estatutario y sus resoluciones son vinculantes en su cumplimiento.

Existe, a ese respecto, una resolución de la Comisión Política que aprobó la convocatoria de dicho cónclave, e, incluso, designó la Comisión Organizadora, entre cuyos integrantes están los doctores Tirso Mejía Ricart, Hugo Tolentino Dipp, Yvelisse Prats de Pérez y Amaury Justo Duarte, entre otros intelectuales del Partido.

Es inmediata la oportunidad del Congreso, por el fortalecimiento de los controles éticos, programáticos, organizativos, electorales, línea opositora, la necesaria concertación con la sociedad civil; por la premura de los aspirantes a las distintas candidaturas, igualmente, están pendientes la realización de los Plenos de los Frentes Sectoriales y el Premil segunda etapa. Pendientes, asimismo, las soluciones de los litigios derivados de la pasada Convención en múltiples organismos del país y del exterior.

En atención, además, al aceleramiento de los plazos que por Reglamento la Junta Central Electoral presentó a los Partidos para la aplicación de la trucada nueva Ley de Partidos políticos, sin la norma de una Ley Electoral como manda la Constitución de la República.

Otro tema singular de agenda política es la convocatoria por el presidente de la República del Consejo Nacional de la Magistratura. Ojo al benefactor, ¡que la justicia no siga secuestrada por la hegemonía oficialista!

También en el mismo espacio de tiempo están las próximas elecciones de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), el gremio que aglutina al profesorado a nivel nacional.

Al PRM, este certamen gremial plantea un serio desafío. Tiene que evitar se repita un nuevo fracaso por la división sectaria; tal como ocurrió en las últimas elecciones del Colegio Dominicano de Abogados, dando ganancia a la plancha del partido de Gobierno.

Es una torpeza si se participa divididos, con más de una plancha, con representaciones de miembros del Partido y, sin alianzas con las otras corrientes opositoras.

Y, asimismo, es de rigor concertar una Plancha Unitaria de la oposición con todos los actores internos, con la voluntad de todos ganar y en proporcionalidad a su fortaleza. También, un trato igual consensuado con los aliados de la Corriente profesoral Juan Pablo Duarte.

La relevancia política de estos asuntos, ameritan la extraordinaria convocatoria de la Comisión Política, de acuerdo al Párrafo II del Artículo 23 de los Estatutos; para su conocimiento, aun cuando en principio, lo conozca la Dirección Ejecutiva y eleven sus recomendaciones al organismo inmediatamente superior, para que se aprueben democrática y colectivamente las decisiones correspondientes a estos delicados temas. Estamos a tiempo si actuamos con sentido estratégico hacia el triunfo del 2020.

Para poder prepararse de forma adecuada para las presentes y futuras demandas de la sociedad y los cambios democráticos propuestos al país, el Partido Revolucionario Moderno precisa, la máxima capacidad e inteligencia, para mirar hacia adelante y anticiparse a los acontecimientos, es decir, ver al doblar de la curva.

Masticar chicles y caminar a la vez. ¡Que se realice el Congreso de septiembre a octubre próximo! El poder se conquista sin descanso porque quienes lo detentan son como Jalisco, que arrebatan para perpetuarse en el mando. ¡Nuestra audacia se coronará con la victoria!

Acerca de Fausto Herrera Catalino

También ver

VISIÓN GLOBAL/China en la nueva realidad global

Por Nelson Encarnación Cuando en 1997 el presidente Leonel Fernández decidió restablecer relaciones diplomáticas con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: