Home / ANALISIS / Evitemos lo de Paraguay

Evitemos lo de Paraguay

Por Juan TH

Paraguay es un país pobre, relativamente grande (más de 400 mil kilómetros cuadrados) y pequeño en población con más de siete millones de habitantes, (el cuarto menos poblado de América del Sur) donde recientemente una considerable multitud, hastiada, impotente, llena de rabia, quemó el Congreso después que el Senado aprobó la reelección, prohibida por la Constitución.

Por fortuna, la “fuerza del orden” utilizó balines de gomas y gas lacrimógeno para repeler la protesta, lo que no impidió que algunos legisladores y manifestantes resultaran lesionados.

En Paraguay, como en muchos otros países latinoamericanos, la gente está harta de que los gobiernos ignoren la Constitución y las leyes, cansados de que los partidos y los gobiernos no cumplan sus promesas, que la corrupción, el crimen, el narcotráfico, no sean castigados, que la democracia y las instituciones del Estado hayan sido secuestradas.

En República Dominicana sucede algo parecido. El Congreso, la Judicatura y todas las dependencias del Poder Ejecutivo están en manos del Partido de la Liberación Dominicana, impidiendo que la Constitución y las leyes sean respetadas.

El caso de la diputada Faride Raful ha puesto de manifiesto la debilitad o control que tiene el PLD sobre el Estado. Ella hizo una denuncia sobre el uso inadecuado de los recursos públicos a través del publicita brasileño Joao Santana, vinculado estrechamente a la empresa Odebrechet, que admitió haber pagado sobornos a legisladores y funcionarios por más de 92 millones de dólares. El personaje, estando preso en su país, continuaba cobrando cientos de millones de pesos en franca violación a las leyes. Ella solo pidió una investigación. Pero fue rechazada, lo cual es ilegal y abusivo. Esa es, precisamente, atribución de la Cámara de diputados.

El artículo 247 de la Constitución dice que “la Contraloría General de la República es el órgano del Poder Ejecutivo rector del control interno, ejerce la fiscalización interna y la evaluación del debido recaudo, manejo, uso e inversión de los recursos públicos y autoriza las órdenes de pago, previa comprobación del cumplimiento de los trámites legales y administrativos, de las instituciones bajo su ámbito, de conformidad con la ley”.  (Faride pidió la documentación a ese órgano del Estado acogiéndose a la ley de acceso a la información pública)

El Congreso está para legislar, pero también es un contrapeso del Ejecutivo, no un sello gomígrafo como ahora. Debe ser un ente regulador, un vigilante y un investigador para que los dineros del pueblo sean utilizados correctamente. Lo que ha hecho la diputada dirigente del PRM no ha sido más que cumplir con la responsabilidad para la cual fue elegida.

Una de las atribuciones de la Cámara de Diputados justamente es “nombrar comisiones permanentes y especiales, a instancia de sus miembros, para que investiguen cualquier asunto que resulte de interés público, y rindan el informe correspondiente”. Quiere decir, que es obligatorio crear la comisión que solicita Faride. Pero no, violando la Constitución, la mayoría mecánica del PLD en la Cámara, se opone reiteradamente.

El presidente Danilo Medina y su partido le están negando al pueblo todas las vías legales para reclamar sus derechos; ha secuestrado al Estado y sus instituciones, incluyendo la caricatura de democracia que aún tenemos.

Temo que de seguir las cosas como van, un día el pueblo, al no encontrar vías legales para hacer valer sus derechos, se llenará de ira y saldrá a las calles a incendiarlo todo, no solo el Congreso, como en Paraguay. (Y entonces todos los negadores de justicia llorarán lágrimas de sangre)

 

 

 

Acerca de Juan Taveras Hernández

También ver

El tocón de Agustín

Por Clemente Terrero Un tocón, como se conoce en el lenguaje campesino, es el tronco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: