Home / ANALISIS / El manejo gerencial de los hospitales

El manejo gerencial de los hospitales

Por Clemente Terrero

Sobre este tema de la gerencia hospitalaria hemos querido hacer algunas puntualizaciones a propósito de las discusiones que en ese tenor se han estado dando en los medios de comunicación en los últimos días. Estas precisiones son parte de nuestra visión social forjadas por haber sido gerente de algunas instituciones públicas, como el Hospital Robert Reid Cabral, la Universidad Autónoma de Santo Domingo y también organizaciones políticas, gremiales y comunitarias.

Queremos comenzar diciendo que las empresas públicas, o empresas sociales del estado, son instituciones que se constituyen para brindar servicio a la población, las cuales de alguna manera son financiadas con los recursos de los impuestos que paga cada ciudadano.

En los diferentes países, además de las empresas públicas existen también las empresas privadas, las cuales se crean con la finalidad de dejar ganancia a los dueños de las mismas. Esas ganancias les sirven a esos señores para acumular riquezas, tener una vida de lujos y de altos gastos, producto del consumo.

Las empresas privadas son empresas con fines de lucro, que sirven para enriquecer a sus dueños. Son empresas que funcionan sobre la base de las leyes de la sociedad capitalista, en la que se produce excedente que le sirve para la reproducción del capital y la acumulación originaria.

Los hospitales públicos son empresas sin fines de lucro, por tanto, su objetivo no es obtener ganancias, como las empresas privadas, su misión es brindar y garantizar los servicios de salud a la población, si no se logra este objetivo no se está cumpliendo con su razón de ser y con su misión social.

De ahí que es un absurdo de todas las personas que gestionan cualquier empresa social, incluyendo los hospitales públicos cuyo fin es brindar servicios a la población, creerse que una buena gerencia es ahorrar recursos a costa de la calidad de los servicios, sabiendo que en todas las épocas éstos, siempre han sido y serán insuficientes.

Los fines de todos los gerentes de los hospitales públicos es garantizar servicios de salud de calidad a la población, no es brindar servicios de mala calidad por la falta de equipos, insumos, materiales, así como áreas deterioradas, contaminadas, para ahorrarse recursos e impresionar a sus superiores para que crean que es un buen gerente.

Ahora bien, no se debe caer en el otro extremo, es decir, malgastar los limitados recursos que se poseen, en cosas intrascendentes y secundarias, dilapidando y haciendo un mal uso del poco dinero que recibe la institución. Los hospitales deben manejarse siempre con criterios económicos, con lógica administrativa y sobre todo priorizando los servicios de mayor demanda e importancia estratégica.

De manera que deben siempre primar los criterios de inversión cuando se trata del manejo de recursos en los hospitales como empresas de servicio social del estado enfocados en la atención a la salud de la población, pensar más en cumplir con la misión de estos centros que en el ahorro y en la ganancia.

Queremos señalar que los hospitales como empresas públicas tienen necesariamente que ser manejadas con criterios de gerencia política, no hay otra manera, no existe otra forma y no creo que se invente, porque son instituciones del estado, y el estado es político, ahora bien, este manejo debe ser con tacto, con prudencia, con razón, con ventajas y sin sobrepasarse.

Gerencia, sencillamente es la aplicación del sentido común en el manejo de una empresa, que es el más común de los sentidos, después, lo demás, es lo de menos.

 

Acerca de Clemente Terrero

También ver

VISIÓN GLOBAL/China en la nueva realidad global

Por Nelson Encarnación Cuando en 1997 el presidente Leonel Fernández decidió restablecer relaciones diplomáticas con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: