Home / ANALISIS / La Ley de Partidos en el limbo

La Ley de Partidos en el limbo

Por Eddy Olivares Ortega     

Actuando como jefe supremo del Poder Legislativo, el Comité Político deliberó y envió el proyecto de Ley de Partidos hacia un destino incierto.

La cacareada iniciativa se encuentra ahora en el limbo, un lugar en el que, conforme a la doctrina católica, reposan las almas de aquellos que mueren sin haber sido bautizados.

Cuando la vieja comedia parecía que tendría un final feliz vino el desacuerdo de sus autores: uno quería primarias abiertas y el otro cerradas.

No creo que nadie haya creído que, a pesar de sus magníficas actuaciones, los actores tenían la intención sincera de abrirle la puerta a la democracia interna y hacer triza, cien años después, la conocida “Ley del círculo de hierro de las oligarquías de los partidos”, del sociólogo alemán, Robert Michels.

Desde que, en el año 2006, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se convirtió en hegemónico, con el control absoluto de los tres poderes clásicos del Estado y de los llamados extrapoderes, los intereses de sus élites han sido colocados, de un manera descarada, por encima de los de la nación.

En ese sentido, los peledeistas cambiaron, en los hechos, el artículo 76 de la Constitución Política, que dice: “El Poder Legislativo se ejerce en nombre del pueblo por el Congreso Nacional, conformado por el Senado de la República y la Cámara de Diputados”.

Como es bien sabido, el llamado primer poder del Estado, a pesar de no estar vinculado por un mandato imperativo, en lugar de actuar en nombre del pueblo lo hace en nombre del PLD, en sintonía con los dictados del Poder Ejecutivo y, en los casos más delicados, del Comité Político.

Esta es la razón por la que el PLD, sin guardar el más mínimo respeto por los senadores y los diputados, se da el lujo de anunciar la decisión del CP de “dejar en libertad” a sus legisladores, para que tomen la decisión que estimen conveniente, en lo concerniente al proyecto de Ley de Partidos.

¿Quién puede confiar en que el Congreso Nacional aprobará una ley orgánica que no pudo ser consensuada por los dos principales líderes del PLD ni los demás miembros del Comité Político?

El Partido de la Liberación Dominicana no tendrá manera de justificar que ocho años después de la proclamación de su más profunda Reforma Constitucional, en la que se instituyó la democratización y la transparencia como un requisito para el funcionamiento de los partidos políticos, las leyes de Partidos y del Régimen Electoral no hayan sido aprobadas.

La aprobación de la Ley de Partidos y la Orgánica del Régimen Electoral, con un óptimo contenido democrático, debe ser reclamada por toda la sociedad, para que se le de cumplimiento a la Constitución y se ayude a mejorar la credibilidad del Sistema de Partidos.

Por ser las formaciones políticas las intermediarias, indispensables, entre el Estado y la sociedad, para la canalización de las demandas de los ciudadanos, la sociedad civil debe reclamar, con firmeza, la aprobación de las referidas normas políticas, como forma de garantizar la equidad e integridad de las elecciones y el funcionamiento democrático y transparente de los partidos.

ej.olivares@hotmail.com

 

Acerca de Reynoso

También ver

La XXIII Conferencia Regional sobre Migración

Por: Luis Fernández Con la participación de los 11 países miembros: Estados Unidos, Canadá, México, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: