Home / ANALISIS / A propósito del “acuerdo” en el PRM

A propósito del “acuerdo” en el PRM

Por Juan T H

Meses antes de producirse las acusaciones de sobornos de Odebrecht a legisladores y funcionarios del gobierno, le pregunté a Hipólito Mejía su opinión sobre la convención del Partido Revolucionario Moderno que debió celebrarse el año pasado y quiénes entendía debían ocupar la presidencia, secretaria general y de organización.

-Andrés y Chú deben continuar- me dijo enfáticamente.

-¿Y tú no crees que es mejor sangre nueva, renovar toda la dirección del partido para colocarlo al frente de una oposición contundente, algo que no ha ocurrido?-

-¡No! Ellos comenzaron un proceso difícil de organización y afianzamiento de toda la estructura partidaria, sin recursos, logrando colocarlo como la principal fuerza política contraria al PLD. Lo ideal es que ellos concluyan con la colaboración de todos nosotros, Luís, yo y todos los demás- Fue su respuesta.

Me lo repitió luego cuando Andrés Bautista fue encartado. Estaba convencido de que la acusación era falsa, que se trataba de un show mediático tratando de involucrar a figuras notables del PRM en el expediente y quitarle calidad moral al partido. Andrés no sería el único imputado del PRM, pero por razones políticas (divides y vencerás) los demás fueron dejado fuera.

Consecuente con sus palabras, el ex presidente Mejía no solo ofreció declaraciones públicas en ese sentido, sino que fue a la cárcel en muestra de solidaridad con Andrés.

¿Por qué no sucedió de ese modo? ¿Qué impidió que Hipólito y Luís Abinader se pusieran de acuerdo en que Andrés y Chu se mantuvieran al frente del PRM? Esa parte de la historia no soy yo quien debe escribirla…

Como muchos, quedé sorprendido cuando el “acuerdo” de llevar al joven senador de Puerto Plata, José Ignacio Paliza, como presidente y a Carolina Mejía de Secretaria General, se “filtró” en las redes sociales. Es cierto que hasta ese momento no se había firmado. Por eso en principio Hipólito lo desmiente. Luego no quedó más que seguir hacia adelante.

En lo personal no estaba, ni estoy con el pacto. Mi candidato –es una lástima que no vote- sigue siendo el doctor Jesús Feris Iglesias, un hombre vinculado a las mejores causas del pueblo dominicano desde sus años mozos, cuando hacía fila al lado del 14 de Junio; que hizo medicina pública, cuando por su naturaleza de clase pudo hacerla privada al más alto nivel.

Jesús Feris Iglesias, presidente, Paliza secretario general. Podía ser.

Jesús-Carolina, también. La experiencia que dan los años y el amor por los demás que caracterizan a Jesús, unido a la juventud de Paliza o de Carolina, habría sido ideal.

Pero las cosas no son como yo quiero o como me gustan. La política se nutre de realidades. Los candidatos son Paliza y Carolina. Si votara lo haría igual por Jesús, insisto, y por Carolina, no por ser hija de Hipólito, en todo caso por ser hija de doña Rosa, sino porque conozco su inteligencia y su incansable capacidad de trabajo.

Dicen que Hipólito no puede ser árbitro porque su hija está en la lucha.

Los árbitros de las elecciones del país lo integran la Junta Central Electoral y el Tribunal Superior Electoral. Por eso sus miembros tienen que ser íntegros, actuar apegados a la ley.

Hipólito no es ni quiere ser arbitro. Esa posición nunca le ha gustado. Luis en ese proceso tampoco es árbitro. El árbitro es la Comisión Organizadora que encabeza el escritor y poeta Tony Rafúl, que está fuera de toda duda. Junto a él, un nutrido grupo de hombres y mujeres trabajan arduamente para que la convención sea abierta, plural, democrática, donde las bases tendrán la última palabra. El poder lo tendrá la gente, no importa lo que donde señale el “dedo” de éste o de aquél.

 

 

 

Acerca de Reynoso

También ver

El tocón de Agustín

Por Clemente Terrero Un tocón, como se conoce en el lenguaje campesino, es el tronco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: