Home / NUESTRA OPINIÓN / No a la agresión contra Venezuela

No a la agresión contra Venezuela

El momento actual reclama de todos los ciudadanos que creemos en la autodeterminación, salir en defensa del gobierno venezolano.

Cuan complejo está el mundo actual, cuan horripilante parecen las actitudes de las grandes potencias en contra de aquellas naciones que ellas consideran le deben obediencia o servilismo. Lo anterior viene al caso porque ante la situación de presión internacional que observamos sobre el gobierno venezolano; las verdades se convierten en grandes mentiras y viceversas.

Para muchos ciudadanos del globo terráqueo, el gobierno de Venezuela es un monstruo, antihumano y violador de normas de convivencia; pero ocurre que estamos frente una sistematización de las mentiras vía los medios de comunicación, a lo cual tal vez ayuda en cierta medida la ausencia de un mayor rigor en el ejercicio del gobierno o del manejo de las luchas de clases por parte de los gobernantes de esta nación hermana; los cuales, como una forma de evitar que siga el chantaje de la oligarquía, mostrándolo como monstruos; no han puesto en práctica medidas más estrictas para terminar con la conspiración interna y externa.

En Venezuela no se juega la existencia de derechos humanos, democracia o dictadura, allí lo que está en juego es el afán norteamericano por controlar sus riquezas, en el entendido de que se trata de la mayor reserva petrolera del mundo; además de constituir un Estado con una extensión territorial de cerca de 1 millón de kilómetros cuadrados y, más aun, se trata de un régimen que ha querido compartir sus bienes materiales o sus riquezas mineras con aquellas naciones a las cuales se considera hermanada desde hace cientos de años.

Usando a la OEA o Departamento de Colonias como el instrumento de legalización de las intervenciones y teniendo a un conjunto de países a sus pies, los norteamericanos vienen preparando las condiciones para intervenir militarmente en Venezuela, eso se verifica al observar la gran campaña publicitaria, misma que presenta un escenario de incertidumbre y casi rayando en lo infernal.

La propaganda en contra de los gobernantes venezolanos alcanza niveles tan altos que, incluso, personas e instituciones que se presume deberían estar dando solidaridad a ese pueblo agredido por el dominio imperial, aparecen pidiendo la salida urgente de un gobernante que fue electo sin recurrir al fraude o las triquiñuelas de otras latitudes.

El momento actual reclama de todos los ciudadanos que creemos en la autodeterminación, salir en defensa del gobierno venezolano, independientemente de que se tenga contradicciones con sus gobernantes, pero teniendo claro, que la propaganda y acción mediática de las potencias dominantes y de las oligarquías nacionales y extrajeras exigen un PARE y esto solo será posible vía la solidaridad internacional y la acción practica del pueblo de Venezuela, de sus gobernantes y de las Fuerzas Armadas de la República Bolivariana .

Creemos firmemente en la cultura de la legalidad; siempre que ésta favorezca a las grandes mayorías; pero también creemos que en determinadas circunstancias se hace necesaria la implementación del elemento coercitivo para impedir un mal mayor, como sería la destrucción de la soberanía de un Estado y ante algo semejante se encuentran los venezolanos. De ahí que la puesta en práctica de la Constituyente resulta el camino más adecuado para que se pueda dar una readecuación a la dirección política, económica y social de la sociedad venezolana y se pueda garantizar que las conspiraciones que se ejecutan contra la misma sean detenidas y aniquiladas en favor de las grandes mayorías de esa nación.

Mientras tanto, expresemos nuestra solidaridad al pueblo y gobierno bolivariano de Venezuela, confiados en que los enemigos de su soberanía no pasarán y que los hermanos venezolanos encontrarán el camino hacia un verdadero régimen de progreso, paz y solidaridad.

Por: Ángel R. Veras Aybar, abogado y maestro

About Reynoso

Check Also

¿Hacia dónde empuja la daga de la justicia?

La República Dominicana vive momentos difíciles, pero interesantes. El precedente creado con el apresamiento preventivo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *